5 consejos para elegir bien las sillas para oficina

Dentro de las sillas para oficina las reinas indiscutibles son las sillas ergonómicas. Desde Dcorline te damos 5 consejos para una correcta elección.

Las sillas de oficina. Ergonomía y productividad

Los avances tecnológicos y los nuevos roles laborales están provocando un aumento del sedentarismo asociado directamente a la actividad laboral.

Trabajar en una oficina implica, de buenas a primeras, aceptar que el trabajo a desarrollar pierde, de forma irremediable, una componente física que otros trabajos tienen. Si a todo esto le unimos los avances tecnológicos, se puede dar la circunstancia, ¡y muchas más veces de lo que nos imaginamos!, que un trabajador no tenga necesidad de levantarse de su puesto de trabajo a lo largo de toda su jornada laboral.

El mail, las nubes virtuales, los chats, todo hace que gestos antes normales como el de ir al archivo a dejar o recoger un documento, entregar un documento en mano en otro departamento, explicar una incidencia a un superior o a un compañero o imprimir un trabajo, sean actos que empiezan a pasar a la memoria histórica colectiva.

Estos cambios que la tecnología ha introducido en nuestro día a día, tiene por el contrario su parte negativa. Estar 8 horas sentados delante de una pantalla genera patologías a los trabajadores que inciden de manera determinante en su rendimiento, en su productividad y en su calidad de vida general.

Estudios realizados sobre los problemas de salud de personas que trabajan de manera continuada en oficinas, nos da un dato sumamente ilustrativo: el dolor de espalda es un mal endémico para estos trabajadores. En esta línea podemos decir que:

  1. Algunos estudios estiman que un 85% de las personas que trabajan de forma continuada en una oficina padecerán problemas de espalda a la edad de 50 años.
  2. Estos problemas de espalda no son debidos a golpes. Tienen su origen en una incorrecta posición en el puesto de trabajo que genera lesiones de una manera lenta y silenciosa.
  3. El dolor de espalda en estos trabajadores es la 2ª causa de visita al médico.
  4. Las patologías asociadas a la espalda son la 3ª causa de pasar por quirófano.

El mobiliario de oficina juega un papel determinante en esta situación. Puestos de trabajo extremadamente estandarizados y no adaptados a las necesidades reales de las personas son el origen del problema:

  1. Posturas incorrectas.
  2. Un mobiliario de oficina de oficina no adaptado a las necesidades.
  3. Poca conciencia de las implicaciones de un trabajo sedentario.

Las nuevas tendencias en sillas para oficina están implementando soluciones que el mundo laboral está demandando. La ergonomía en el trabajo es ya una realidad. Los avances tecnológicos también han llegado al mobiliario de oficina para hacerlo más adaptable a las necesidades de sus usuarios en primera persona.

Pero dentro de todo el mobiliario de oficina hay un elemento que destaca de forma especial dentro de todo este nuevo universo que nos ofrece la ergonomía: las sillas de oficina, las auténticas reinas dentro del mobiliario de oficina.

5 consejos para elegir correctamente las sillas de oficina

Buena parte de las soluciones a los problemas y a las patologías que afectan a los trabajadores de las oficinas pasan por una correcta elección de las sillas de oficina. Las opciones que nos ofrece el mercado en cuanto a mobiliario de oficina son inmensas. Y en lo que a sillas ergonómicas se refiere el abanico no es menos amplio.

Más allá de aspectos puramente estéticos, las sillas de oficina deben estar perfectamente estudiadas para aportar ese beneficio a su usuario. No nos dejemos engatusar por etiquetas donde la palabra “ergonomía” aparece como la estrella.

A continuación, vamos a dar una serie de consejos para que la elección de la silla de oficina sea todo un éxito y que ese papel de reina dentro del conjunto del mobiliario de oficina lo siga manteniendo.

1. Cuidar las lumbares

Toda silla ergonómica que se precie tienen que tener un soporte lumbar, el cual no debe confundirse en ningún caso con un llamativo acolchado. Este soporte debe garantizar la curvatura natural de la espalda.

2. El asiento

Esta parte de la silla es en la que recae buena parte de todo nuestro peso y, por tanto, debe reunir unas características específicas. Como norma general el borde debe ser redondeado y ligeramente inclinado hacia abajo para reducir la presión sobre los muslos, facilitando así la circulación sanguínea.

Evitemos el abuso de acolchados ya que se adapta a las malas posturas y luego no se puede corregir. En este caso es buena la máxima que dice: “menos es más”.

Un detalle importante es la profundidad de este elemento. Una persona correctamente sentada debería tener una distancia entre el borde del asiento y la parte posterior de la rodilla equivalente a un puño cerrado.

3. Movilidad

Si el problema es el sedentarismo, la silla no puede limitar el movimiento de la persona que la usa. En combinación con otro elemento del mobiliario de oficina como es la mesa, se deberá garantizar una perfecta movilidad sin esfuerzo ni obstáculos.

4. Pies y brazos

Si la silla es demasiado alta, debemos evitar que las piernas queden colgando. Los reposapiés en estos casos son elementos innegociables a lo que no podemos renunciar.

Por otro lado, en el caso de los brazos, dejemos que sea la silla la que soporte este peso gracias a los apoya brazos.

5. La altura

Vigilemos la altura de la silla. Ni demasiado alta ni demasiado baja. Las piernas deben describir un ángulo de 90º con los pies correctamente apoyados.

Como podéis ver las sillas ergonómicas, dentro del universo que nos ofrece las sillas para oficinas, son elementos clave de cara a garantizar la salud de sus usuarios. Un trabajador que se siente bien y cómodo en su puesto de trabajo es garantía de rendimiento y productividad.