¿Cómo comprar una silla de oficina?

Parece algo obvio pero nada más lejos de la realidad. Es una necesidad absoluta, un elemento que utilizamos constantemente, y sin embargo no pensamos a menudo en ello. Cuando tenemos que sentarnos, sólo tenemos que asumir que la silla tiene que ser adecuada a nuestra fisionomía, que ésta nos va a permitir realizar la tarea requerida correctamente, y que debemos estar cómodo en ella. Las sillas pueden parecer cosas simples que se utilizan para cumplir un requisito sencillo, y que cuando se necesita para sentarse, cualquier silla va a servir. Hay muchas actividades que son imposibles de realizar sin estar sentado en una silla, especialmente las actividades que implican un escritorio. Una mesa de oficina está incompleta sin una silla de oficina acorde a ella.

Es en la situación de tener que comprar una nueva silla cuando nos damos cuenta que hay tantas opciones y características a tener en cuenta, que la compra de una silla es cualquier cosa menos simple. La variedad de opciones puede parecer abrumadora, especialmente en la compra de una silla de oficina. Esta guía del comprador le permitirá definir los criterios para la compra de una silla que se adecue a sus necesidades.

¿Quién va a utilizar la silla?

La primera cosa a considerar es quién va a utilizar la silla. Si va a ser el único usuario de la silla, entonces usted puede limitar la selección de las sillas a las que se adapten a sus necesidades físicas y funcionales. Usted puede elegir una silla que se ajuste a su cuerpo, sea cómoda para usted, y que le convenga más por estética o económicamente.

Sin embargo, si usted está comprando la silla para ser utilizada en un entorno de oficina, entonces usted tendrá que tener una selección más amplia. Hay que tener en cuenta si la silla se está comprando para un trabajo específico, o si ésta será utilizada sólo por una persona. Si la silla va a ser utilizada por muchos trabajadores, o si usted no sabe quién va a utilizar la silla, entonces usted debe seleccionar una silla que permita diferentes regulaciones para adecuarse a diversas fisionomías. Una silla con asiento ajustable, altura de brazos regulable, respaldo ajustable en altura y profundidad, apoyo lumbar regulable.. puede servir cómodamente a una amplia gama de usuarios.

Utilice consideraciones:

Otro criterio importante para definir antes de comprar una silla es cómo se va a utilizar. Es esencial establecer la función de la silla antes de empezar a considerar los modelos específicos. Lo primero que hay que decidir es qué trabajos se presentará al usuario de la silla. ¿El usuario mecanografía en una mesa todo el día, o va el usuario a utilizar la silla para las reuniones y otras funciones con una postura relajada?. Si el usuario va a utilizar la silla principalmente para trabajar en un ordenador o similar, entonces seleccione una silla que tenga un respaldo más bajo y con una función de inclinación bloqueable.

Si se utilizan las sillas para actividades más relajadas, como reuniones, llamadas telefónicas, y trabajo general de escritorio, puede seleccionar una silla que es menos rígida y más cómoda. Estos tipos de sillas se utilizan en gerencia o categoría ejecutiva. Entre las características de la categoría ejecutiva se incluye la inclinación, las bases giratorias y un soporte para el cuello y parte superior, que permite al usuario relajarse y recostarse.

Cúanto tiempo se utiliza la silla también será un factor en los criterios de selección. Si la silla es para una oficina en casa y se utiliza un par de horas a la semana, una silla de un precio moderado puede ser suficiente. Pero si la silla se va a utilizar en un entorno de oficina durante todo el día todos los días de trabajo, entonces se necesita una silla de más alta calidad para soportar el uso riguroso. La cantidad de uso diario también es un factor en la comodidad y las características de la silla. Una buena silla ergonómica pasa a ser una necesidad si el usuario está en la silla durante 8 horas al día. Además, la comodidad y el acolchado se vuelven más importantes cuando la silla se utiliza por períodos más largos de tiempo.

Una vez que el uso de la silla se ha definido, la siguiente decisión es el estilo de la silla. El estilo se refiere tanto a la forma de la silla, como al diseño estético. Las de respaldo bajo están muy bien para las sillas de trabajo, ya que los usuarios no tendrán que apoyar la cabeza y el cuello en sus puestos de trabajo. Los brazos de la silla pueden ser opcionales para un usuario cuya función principal es el teclado, pero son una buena característica para los usuarios que hacen un trabajo más general, ya que proporcionan apoyo en el antebrazo cuando se utiliza un ratón de ordenador. Las sillas de respaldo alto y con brazos, se ajustan a las necesidades de los usuarios que vayan a utilizar la silla para el trabajo de oficina en general, las reuniones y consultas.

El diseño estético de la silla es otro factor a considerar. Decidir si la silla tiene que coincidir con el estilo actual de los muebles de oficina , o con el color de la mesa. La mejor opción en este caso es un fabricante más grande, ya que le proporcionará una mayor selección de diseños de sillas y tapizados, además de disponer los conjuntos de las sillas de visita y escritorio.

La elección de materiales:

La decisión final en la compra de una silla de oficina es la elección de los materiales. Esta elección puede estar dividida en los materiales de la carcasa y estructura y los del tapizado. La carcasa puede tener acabado metálico de plástico o madera. Seleccione una carcasa que no sólo coincida con el escritorio y oficina, sino que también se ajuste a los requisitos de durabilidad de la silla. Las sillas con carcasas de plástico son más económicas, pero las de madera o metal son más duraderas y muestran un menor desgaste a largo plazo. Lo mismo para el material del amortiguador o la base. En los asientos y respaldos los materiales más utilizados son tela, malla y cuero o piel. La tela y la malla son más baratos, pero son más difíciles de limpiar y menos duraderos. El cuero o piel es más caro, pero también más resistente y aporta una mayor calidad de imagen.

La compra de una silla de oficina puede ser una tarea desalentadora. Las opciones son variadas en tamaño, estilo y material. Pero definiendo al usuario, el uso y a continuación, el material y el estilo de la silla, para satisfacer esas necesidades, una adecuada selección y compra se puede hacer fácilmente.